Buscar en esta página

¿Cómo crees que la Filosofía puede aportar a tu vida?

sábado, 10 de junio de 2017

La teatralización feminista del miedo


Imagen de internet
Este comentario no busca cuestionar al feminismo serio y responsable ni a sus respetables representantes a lo ancho y largo del mundo, teóricas ni políticas, ni deslegitimar las causas profundas y auténticas del feminismo; pero es menester para mí expresar mi opinión sobre esto que cada vez más copa los medios y las redes sociales. 

El feminismo activista ha desarrollado una suerte de "teatralización" del miedo, el asco, el odio, para defender sus demandas, de tal modo que no tengan necesidad de argumentar. Y es que el miedo se justifica por sí mismo, no necesita argumento. Si alguien tiene miedo se le debe hacer caso sí o sí, y si es grupal o colectivo no se puede acusar un desorden mental. Dado el carácter político del activismo, en tanto lucha de poder, ello parece adecuado y funcional, pero no aplica igual en el diálogo racional. Tal así que cuando alguien (ordinariamente un hombre, pero también mujeres no feministas) tiene posturas u opiniones contrarias a las de estas feministas activistas lo acusan, lo señalan, le huyen gritando "¡machista!, ¡violador!, ¡cómplice!". En las discusiones expresan reiteradamente asco, repugnancia, odio, contra los argumentos, acusando al interlocutor de justificar la dominación y el abuso, y endilgándole epítetos como "cerdo", "asqueroso", "animal". Se alejan, huyen gritando, se encierran en "espacios seguros" para manifestar su rechazo, y cortan toda relación, así se trate de amigos de años, para asegurarse de que el mensaje sea entendido, aprendido, para que quede claro que huyen, que "están" en peligro. Apelan a las emociones básicas de supervivencia para persuadir, para someter a los demás a su orden, ganando simpatías y solidaridad, apelando a la "empatía", pero más al impacto mediático, al espíritu rebelde y revolucionario de los jóvenes, y a la culpa y compasión de los viejos. 

Y es cierto que la violencia de género debe ser combatida de modo urgente, el maltrato a la mujer es injustificable, y la dominación e inequidad machistas deben ser abolidas. Pero esa forma de "debatir" de estas feministas activistas no es honesta, no es sincera, es teatral y politiquera. Si estás en medio de un diálogo no existen las condiciones reales que pongan a la dialogante en situación de riesgo. En el diálogo se bajan las armas, se dejan en el cuartel, pues un diálogo racional no es instancia de resolución gubernamental a la que haya que "obligar" revolucionariamente. No es la fuerza sino la razón lo que se debe oponer a un argumento. Argumentar miedo, asco, repugnancia, es oponer la fuerza buscando generar sentimientos de culpa y un clima de linchamiento público. Si usted afirma que el fin justifica los medios se aleja de la razón y se enfrasca en una simple lucha de poder. 

¡Escuchemos al feminismo, hombres y mujeres no feministas!, pero no todas las demandas del feminismo pueden ser dadas por legítimas, ni todos sus argumentos son racionales ni todas sus representantes honestas y honorables. Mis respetos para las mujeres que trabajan con honestidad y seriedad por la equidad y la justicia de género y mi pesar y solidaridad con las mujeres que son víctimas del abuso y el menosprecio machista diario, pero esto... esto es teatralización del miedo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Vídeos de interés

Loading...

Apóyanos con un donativo para hacer crecer este proyecto.