Buscar en esta página

¿Cómo crees que la Filosofía puede aportar a tu vida?

martes, 13 de junio de 2017

Dos acepciones de machismo


El machismo se puede entender de dos formas:

1. Machismo natural. Como conducta propia o característica del macho, humano o de cualquier especie, la cuál seguramente tiene un elemento fuertemente biológico y natural, más no rígido sino maleable. Pero tampoco suprimible.

2. Machismo cultural, que suele derivar en institucional. Como creencia, ideología, cosmovisión o forma de pensar colectiva que postula una supremacía del varón (macho humano) sobre la mujer, por razones de "superioridad", "mandato divino", estratégicas por razones de división del trabajo,  "conveniencia" moral social o cualquier otra. En tanto que es colectiva implica que su formación, permanencia o modificación no depende de la voluntad de cada individuo, sino de la legitimación y el entendimiento colectivo.

En las discusiones de género sobre machismo es frecuente que se mezclen y confundan ambas acepciones, siendo por lo regular que las mujeres feministas cuestionen la segunda y los hombres machistas defiendan la primera.

Hay que destacar que lo más probable es que la segunda derive fuertemente del sustrato biológico-natural de la primera, pero la primera no implica ni justifica determinantemente la creación y sostenimiento de la segunda. El ser biológico original humano no determina el deber ser moral y político, si bien puede sí condicionarlo y limitarlo.

El feminismo contemporáneo ha llegado a creer que para eliminar toda forma de opresión e injusticia de género es necesario acabar con toda forma de machismo, llegando unas a negar que exista algo como un machismo natural y postulando en cambio que todo es cultural y por lo tanto modificable, otras aceptando la existencia del machismo natural pero pretendiendo entonces que para poder eliminar la opresión es necesaria incluso la sujeción legal del varón, o, de hecho, su exterminio futuro apoyadas con los avances médicos y tecnológicos para desarrollar nuevas formas de reproducción.

Sin embargo, personalmente sospecho que esta cacería de brujas desatada en contra del machismo, allí donde se lo halle, proviene más de una intelectualoide y obtusa obsesión por el concepto de opresión, que, quizá, no siempre sea sinónimo de injusticia. Habrá de indagar sobre la posible no identidad de estas dos ideas. 

En las relaciones entre los sexos opresión quizá no siempre es injusticia, a veces es equilibrio, independientemente de quién esté arriba y quién abajo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Vídeos de interés

Loading...

Apóyanos con un donativo para hacer crecer este proyecto.